Coloniales (3)

Leopoldo II, Rey de Belgica y Señor del Congo

(Del libro «Marco. Historia de un encuentro«)

Nos encontramos en 1907, un gran toldo extensible arroja su sombra sobre una de las terrazas de la villa Les Cèdres, propiedad de Leopoldo II, rey de Bélgica (seguro que muchos conocéis al personaje. Léopold Luis Phelippe Marie Victor de Sajonia-Coburgo-Ghota y Borbón-Orleans —a quien llamaremos Leopoldo para abreviar— nació en 1835 y ocupó el trono de Bélgica desde 1865 hasta su muerte en 1909; además, fue soberano y propietario del Estado Libre del Congo, un territorio cuya superficie triplica con creces la de Francia, y lo fue desde 1885 hasta 1908, año en el que pasó a depender de la administración belga bajo el nombre de Congo Belga).

Leopoldo viste camisa blanca, pantalón crema de lino y bata de seda azul. Su larga y espesa barba blanca luce cuidadosamente recortada y tiene la cabeza destapada. Se encuentra recostado en una tumbona con las piernas cruzadas y un libro abierto apoyado sobre el abdomen. Cualquiera diría que está dormitando, pero no, si nos fijamos bien nos daremos cuenta de que está observando con vista aguileña (bastante disminuida, eso sí) el centelleo del sol sobre las azules aguas de la bahía. Y es que cada vez está más convencido de que ha sido un acierto haber adquirido esta villa en Niza. Es cierto, ha supuesto un gran desembolso, pero afortunadamente ha podido contar con los fondos que antes dedicaba al mantenimiento de sus propiedades y que ahora, después de que el Gobierno belga aceptara la carta de donación de gran parte de sus tierras, castillos y palacios, han pasado a depender del erario público. Está tan contento del resultado de la operación que ha decidido hacer lo propio con el Congo: lo cederá al Estado y se quitará de encima gran parte de sus preocupaciones y también algunas deudas, y no pequeñas precisamente. Entonces Leopoldo lanza un profundo suspiro y comienza a escarbar con su mano derecha entre su larga y espesa barba (posiblemente se rasque el mentón).

La verdad es que la cuestión del Congo hace tiempo que le trae a mal andar. Por una parte, están esas difamaciones que se han orquestado en su contra. Le acusan de haber impuesto en la colonia condiciones de trabajo cercanas a la esclavitud, de cobrar impuestos abusivos, de permitir, e incluso de alentar, los malos tratos y hasta las mutilaciones de manos, piernas y orejas, de montar tribunales parciales e injustos, le atribuyen la organización de razias contra aldeas rebeldes, le hacen responsable del asesinato de miles, qué dice miles, hasta de millones de indígenas. Al parecer, todo el mundo se cree con licencia para lanzar sus dardos contra él, desde el más mediocre de los políticos, hasta todos esos periodistas y escritores de medio pelo; aunque el peor es ese maldito irlandés, ¿cómo se llama?, Casement, eso es, Roger Casement, él fue el autor de aquel informe cargado de infundios y calumnias que asegura haber redactado después de visitar diversas estaciones del interior del Congo. Y no dice que no haya algo de cierto en todo lo que allí se cuenta, al fin y al cabo abusos los ha habido siempre y los seguirá habiendo, ¿pero tantos y tan terribles como relata Casement?; no, eso no lo cree. Además, aunque así fuera, ¿qué tiene él que ver con todo eso, si ni tan siquiera ha puesto un solo pie en esa remota y salvaje tierra?

Leopoldo se remueve inquieto en su tumbona (parece incómodo). Qué lejos quedan aquellos años en los que presidió la Asociación Internacional Africana y fue tenido como benefactor de los negros, azote de esclavistas y defensor de la civilización y el progreso en el África más primitiva y salvaje. Qué lejos queda también el entusiasmo con el que se acogió en su país su ratificación como soberano del Congo tras la Conferencia de Berlín. Porque esa es otra. A la presión internacional ya de por sí insoportable, hay que sumar ahora las voces cada vez más numerosas y estentóreas que se elevan en su país para exigir la anexión del Congo por parte del Estado, como si todos los ingentes esfuerzos que se han tenido que llevar a cabo: la exploración del Congo, los acuerdos con los jefes de cada tribu, los convenios políticos y comerciales con las potencias europeas, la construcción de reducciones, iglesias y escuelas, la creación de la fuerza pública para garantizar el cumplimiento de las leyes y el orden, como si todo eso lo hubieran hecho ellos, como si a cada belga le correspondiera por derecho un pedazo de ese territorio… Pues muy bien, que se lo queden y que les aproveche. Pero eso sí, le van a tener que abonar hasta el último céntimo, eso por descontado.

Leopoldo estira las piernas al tiempo que se incorpora para descansar los riñones, y si no fuera porque sus manos llegan a tiempo, el libro que mantenía abierto sobre el abdomen hubiera ido a parar al suelo (y es que a sus setenta y dos años aún mantiene prestos los reflejos). Mira, de lo que no se queja es de su estado de salud en general; es más, hay días que se siente renacer. Está convencido de que eso se lo debe a su Très-Belle. La verdad es que nadie antes ha sabido hacer vibrar las cuerdas de su cuerpo de la manera en que ella lo hace, ni cuando era joven siquiera. De esto también despotrican. No pueden ver que la haya convertido en su amante y que se haga acompañar por ella allá donde él va, que la luzca sin recato alguno, que la colme de caprichos, que le haya otorgado la baronía de Vaughan. Esto último no se lo perdonan. Que le haya otorgado un título nobiliario a una plebeya, más aún, a una prostituta cuyas únicas habilidades conocidas se desplegarían en el lecho, eso les rebaja y les reconcome las entrañas, es lo nunca visto, un verdadero ultraje. Pero que se esperen esos puritanos, que ya verán lo que hace con los millones que el Estado le tendrá que abonar a cambio del Congo. ¿Un palacio?, dos, le comprará dos o tres palacios, y que le critiquen cuanto quieran. A sus setenta y dos años está de vuelta de todo y ya solo aspira a apurar cada segundo de vida junto a su Trés-Belle, su querida niña, su amor de estos años tardíos. Vivo, así es como se siente a su lado, así es como desea sentirse. Y sí, cada vez está más convencido de que ha sido un absoluto acierto haber adquirido la villa de Les Cédres.

El mar centellea a sus pies; Leopoldo bizquea, se estira y bosteza.